Remains


Hasta la belleza cansa, monona, hasta tu rostro en el espejo y las sortijas del cabello sobre la almohada. Por ello nos hemos olvidado del recuerdo, de las noches pasadas en vela, dándole vueltas al pensamiento sin conciliarnos al sueño. Yo te imagino sobre el retrete contando las moscas pasar, viéndote las comisuras de las uñas para lograr quitarte el peso de la vida y respiro aliviado, lejos prefiero observarte y recordar la forma aguda de tu respiración, dormida, al lado mío. Monona, la belleza se agota, se transforma en papel ajado, en putrefacción otrora dulce, pero eres joven aun habiendo crecido rápido y solo te preocupa reír o arrancarle los ojos a la ausencia.
Publicar un comentario